domingo, 9 de mayo de 2010

Primera carta de Paulo Freire


PRIMERA CARTA

Enseñar - aprender. Lectura del mundo - lectura de la palabra

Por: Yasmin Y. Vázquez Armenta.

En Cartas a quien pretende enseñar, Paulo Freiré se refiere a los docentes sobre los aspectos más delicados de la práctica educativa, y lo hace con la firmeza y la generosidad que caracterizan su estilo. En contra de los tabúes que terminan produciendo profesores débiles y vacilantes, defiende la necesidad de una autoridad que nada tiene que ver con la arrogancia y que, por el contrario, permite la confianza del maestro en sus propios saberes y convicciones y en su capacidad para vincularse con los alumnos y proponerles otros mundos posibles.

En esta primera carta Paulo Preire, nos dice que lo que hace mas grande al educador aprendiz, no es la rectificación, de su practica si no que esta se verifica en la medida que el educador humilde, sensible se encuentra disponible para repensar lo pensado y se involucra en la curiosidad del alumno en los diversos caminos. Y a comprometerse con su aprendizaje y no ha enseñar como un burócrata.

Aunque esto no señala que el docente se aventure a enseñar sin la competencia necesaria, no le autoriza a enseñar lo que no sabe, la responsabilidad , ética política y profesional, ya que esta actividad exige preparación, capacitación, y su graduación se transforme en un proceso permanente, ya que su experiencia docente y bien vivida, requiere constantemente de mayor capacitación.

Por lo que enseñar no puede ser un proceso mecánico, si no que debe ser una enseñanza critica, que requiera de una forma critica de comprender, en la que se señala se debe de comprender le lectura del texto y del contexto, conforme a lo cotidiano.

Por lo Freire considera que lo que hace falta a los estudiantes, es la lectura la falta de critica, compresión que son los instrumentos necesarios sin los cuales no se puede leer y escribir con eficacia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada